Inicio de Sesión

La realidad cooperativa en la República Dominicana

 

Por Jaime Max Taveras

El último censo cooperativo realizado en el 2012 da cuenta, de que en los últimos 22 años el cooperativismo a experimentado un crecimiento más de un 80% , en cuanto a la cantidad de cooperativa y un 1,126 % de la matricula social. En término de aporte al producto interno bruto el cooperativismo presenta un 7%, de aquí se puede deducir la importancia del sector cooperativo en la economía nacional.

En la década de los 80 teníamos una matrícula social de 16, 000,270 socios en 376 cooperativas, en el 1981, teníamos una matrícula de 141,664 entre 125 cooperativas en el 1998 262,542 entre 115 cooperativas y en el 2012 terminando con 685 cooperativa y 1, 305,632 socios.

La región de mayor concentración de cooperativa es la región central, seguida por la región del Cibao. En la distribución urbana y rural, el 20% está en la zona rural y el 80% en la zona urbana.

Del total de cooperativa en todo el país, el 95% son cooperativas activas, el 4% está en, proceso de recuperación y el 1% por el instituto de desarrollo y crédito cooperativo (IDECOOP).

El mayor número de cooperativa en república dominicana son de servicios múltiples, que en términos porcentuales, representan un 60.4%, unas 414 cooperativas, las agropecuarias que representan un 15% y las de ahorro y crédito un 12.8 %.

El cooperativismo en república dominicana surgió en la década de los 40 del siglo pasado producto de la crisis de postguerra y  de la acción de la iglesia católica que envía    ron al país los padres escarbaros para su promoción. Su aparición tuvo como referente histórico, la semana social del caribe y las migraciones españolas en esa misma década, así como el surgimiento de las relaciones capitalistas insipientes en el sector de la industria azucarera.

La primera asociación con carácter cooperativo que surgió en el país fue las delos a regotero de sanjuán de la caballeros en banì y que tenía como objetivo la construcción de obra de regadíos para la distribución de agua en la agricultura.

Desde el principio de 1946, la iglesia católica envió una orden religiosa para promover el capitalismo, integrar comunidades rezagadas y fomentar los lazos de unión. Esta actividad recayó sobre los padres de Alfonso Chafe y Santiago Walsh, amos de la zona de los escarboros quienes promovieron las primeras cooperativas en las comunidades de Manoguayabo y Bayaguana.

En el 1946, surgieron los grupos cooperativistas San Bosco, Bayaguana, Monte Plata. Con los primeros 8 grupos que surgieron se constituyó la federación dominicana de cooperativa (FEDCOOP), el primero de agosto de 1949, y que se puede considerar como la primera etapa del desarrollo cooperativo del país.

Tagged under

Comentários no Facebook